No comas la sangre

Por Rocío Delvalle Quevedo

“Coman mi carne y beban mi sangre…”

Entre las diferentes temáticas de la parashá de esta semana, podemos encontrar la instrucción de no comer sangre. Revisemos algunas particularidades de esta instrucción. Por un lado, es una prohibición. Según S. Blad, la podemos encontrar en 10 ocasiones a lo largo de la Torá. Pero en tres partes específicamente se hace un desarrollo con un poco más de detalle.

En Génesis en la parashat Noaj, cuando acaba el diluvio y salen del arca. En Números en la parashat Ajarei mot cuando están transitando por el desierto y haciendo todo el orden sacrificial en la tienda de reunión y en Deuteronomio en la parashat Reeh cuando les están dando instrucciones para entrar a la tierra prometida. En estos tres momentos de la historia, aunque cambian los tiempos, lugares y circunstancias, se mantiene la prohibición de comer sangre. Es un mandamiento que el ETERNO ha reafirmado constantemente a lo largo de la historia. Incluso, más adelante en el concilio de Jerusalén, los “mínimos” que debían empezar a cumplir los seguidores de Yeshúa entre los gentiles que empezaban hasta ahora en dicho camino, incluía precisamente evitar el consumo de sangre.

Es interesante que, en esas tres porciones, no solo se enuncia el mandamiento, sino que también se da la explicación del por qué. Dice que no se debe comer sangre, porque la vida de la carne está en la sangre. Es interesante que la palabra en hebreo que se usa para “vida”, relacionada con este mandamiento, no es “jay”, sino “nefesh”. Una de las acepciones de la palabra “nefesh” es “aquello que respira”. Y es interesante porque una de las funciones fisiológicas que tiene la sangre, es transportar en el cuerpo los gases que permiten la respiración. Además, la sangre también lleva a todas las células los nutrientes que se han extraído en el proceso de la digestión posterior a comer. Es curioso que así como en el mandamiento se combina el hecho de “comer” o “no comer”, con el hecho de la vida como la respiración, ambos en torno a la sangre. Así como en el cuerpo dos procesos que se dan en sistemas diferentes como son la respiración y la nutrición/digestión, sus productos aprovechables se encuentran en la sangre, tejido que transporta ambos.

Algo a resaltar de la sangre y su importancia, es que cada célula de nuestro cuerpo necesita tanto oxígeno como nutrientes, pero por el tamaño y la relación superficie y volumen de los animales grandes a los que se refiere el mandamiento (por ejemplo mamíferos) y los humanos, la células no son capaces tomar estos esenciales directamente del ambiente, sino que se desarrollaron los sistemas respiratorios y digestivo, que permiten extraer el oxígeno del aire y los nutrientes de la comida, y al vertirlos en la sangre, esta lo transporta y permite que lleguen a las células. De otra forma, las células no podrían llevar a cabo sus funciones.

En Juan 6, Yeshúa nos dice que él es el pan de vida y dice que debemos comer su carne y su sangre. Si tenemos en cuenta el énfasis que el ETERNO hace a lo largo de la Torá de no comer sangre de animales, y menos de humanos, es natural el revuelo que causó entre el pueblo que le hiciera tal declaración. Sin embargo, si vemos la alegoría de Yeshúa en términos de la importancia de la sangre fisiológicamente hablando, como explicamos en el párrafo anterior, podríamos entender dos cosas. Por un lado, que a través de él, la Torá, el alimento espiritual se hace realmente accesible a nosotros para darnos un respiro y una verdadera nutrición. Por otro lado, es él el único que puede llegar hasta el lugar más recóndito de nuestro ser e inundarlo con la vida Eterna.

Shavua tov!

***

 

Rochi-6_WEBSoy Bióloga con maestría en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia. Creyente en el Mesías Yeshúa desde la cuna, miembro activo de la Comunidad Mesiánica Yovel y felizmente casada. El estudio de la Creación del Altísimo ha sido mi pasión, y me deleito en ampliar mi comprensión del texto bíblico desde el conocimiento de las Ciencias Ambientales