Kislev el Mes de los Sueños

Por Julio Rubio (Dudu)

“Después de esto, derramaré mi Espíritu sobre todo el género humano. Los hijos y las hijas de ustedes profetizarán, tendrán sueños los ancianos y visiones los jóvenes.” [Joel 2:28]

El pasado jueves 12 de noviembre inició el noveno mes del calendario hebreo llamado Kislev, es un mes especial y como todos tiene algo sobre lo que podemos reflexionar y aprender.

Este mes en el que nos encontramos es un mes que tiene una característica en particular ya que en el ciclo de las lecturas de Toráh (la Biblia) que leemos en cada Shabat (Día de Reposo)  son narrados 9 de los 10 sueños que podemos encontrar en la Toráh.

En el texto de los cinco libros de la Toráh encontramos diez sueños explícitos, soñados por siete “soñadores”, todos en el libro de Génesis. 

El primer sueño, de Avimelej el rey de Guerar, aparece en la porción de Vaierá leída en el mes de Jeshvan. Los otros nueve aparecen en VaietzéVaieshev y Miketz, todas durante el mes Kislev.

De acuerdo con el bien conocido principio de la Toráh que debemos “vivir la Palabra con el tiempo”,  con la porción semanal de la Toráh, el tópico de los sueños será un tema de meditación apropiado para este mes.

Nueve sueños en el noveno mes. Algo conocido dentro de la tradición judía pero que hoy complementamos también con el Mashiaj (Mesías) y su concepción. Puesto que hay que esperar 9 meses para que un bebe vea la luz!

Si hacemos las cuentas del nacimiento de Yeshua (Jesús) para la fiesta de Sukot mediados de Septiembre – Octubre vamos a tener que su anunciamiento y concepción debieron ser 9 meses atrás acercándonos a la fiesta de Januka (mediados de Noviembre – Diciembre) la fiesta de la luz!

Ahora lo más hermoso de ver cómo fue el proceso de anunciamiento de la concepción del Mashiaj a Yosef (José) no es otra cosa que la confirmación de este tiempo de sueños.

Mateo 1:19 – 21 dice: 

Como Yosef,  su esposo,  era un hombre justo y no quería exponerla a vergüenza pública, resolvió divorciarse de ella en secreto. Pero cuando él estaba considerando hacerlo,  se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: “Yosef,  hijo de David,  no temas recibir a Miriam por esposa,  porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo,  y le pondrás por nombre Yeshua, porque él salvará (yoshia) a su pueblo de sus pecados”.

Así que querido lector, esta es una invitación a que en este mes de sueños dejemos que la revelación del Mashiaj, en este tiempo en donde nos acercamos a la fiesta de la luz, nos traiga luz a nuestra vida y así como Yaakov (Jacob) pudo a través de los sueños ver la escalera en donde los ángeles subían y bajaban de la que nos relatará la Parashat Vayetze podamos entender la revelación de Yeshua en este tiempo tanto para nosotros como para el pueblo judío y saber que: “Un Gran Milagro Ocurrió Allí”… tema que estaremos abordando en nuestra próxima entrega.

Jodesh Tov – Buen Mes.