El Especial Interés del Creador por el hombre

Por Angie Ramírez

“… Y Dios consideró que esto era bueno, y dijo: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza…” [Génesis 1:25-26]

Estamos terminando fiestas, ha sido un tiempo de reflexión, de arrepentimiento, de cambios, de mucha alegría, y empezamos un nuevo ciclo ¡Baruj Hashem!

Leyendo sobre Bereshit (Genesis), una de las parashá (porciones) más densas, le pido a Adonai (el Señor) que me guíe hacia lo que quiere escriba, y encuentro una reflexión en Aish Latino muy bonita que dice que si Adonai teniendo un universo inmenso lleno de estrellas y de miles de cosas, se centró en un pedacito tan pequeño como el Planeta Tierra, es porque Adonai está interesado en dicho planeta, y luego de mencionar esa basta expansión de naturaleza y animales que crea, menciona al hombre, y de ahí en adelante se centra en ese hombre, un contraste bastante notorio que muestra el interés especial que tiene Elohim (Dios) sobre la humanidad.

Y entonces me detengo en el momento en el que Hashem (el Nombre) nos creó, y a pensar en el papel importante que Adonai nos dio al convertirnos en, si me permiten la palabra, “socios” de la creación, pero para esto no es suficiente que haya un hombre ó solo una mujer, y cada uno por su lado y ya, para el Creador, el “hombre” es más que un individuo, para ÉL es la definición de hombre y mujer en un solo ser, si bien hay diferencias marcadas entre el hombre y la mujer, los dos se complementan. Aunque al nacer y de hecho desde antes, Elohim ya sabe quién será nuestro esposo (en el caso de las mujeres, y en el de los hombres su esposa), nos deja pasar una parte de nuestras vidas solos, posiblemente para que anhelemos la llegada de vivir en pareja y para “prepararnos” para dicho momento, y escribo “prepararnos” porque es en el matrimonio en donde Elohim nos pule, nos enfrenta a las cosas que debemos mejorar a través de nuestra pareja. Por algo se dice que creó Elohim a Adán “una ayuda en su contra” [Génesis 2:18]; creo que se tradujo como “ayuda adecuada” en la NVI porque los traductores pensaron: “¿cómo el Padre va a crear una ayuda en su contra?, tiene que ser un error”; pero los que tenemos la bendición de estar casados sabemos que estaba bien escrito, estamos en este mundo para corregir nuestras almas y para ello necesitamos un par que nos diga en qué fallamos y nos ayude a ir en la dirección adecuada, muchas veces no nos gusta, pero ¿quién nos conoce mejor después de Hashem que nuestras parejas?

Hace un tiempo tuve la oportunidad de leer un excelente libro que de hecho demuestra que el pueblo judío se creó no solo para ser luz al mundo a nivel espiritual, sino además para regalarnos de su sabiduría en el manejo de la relación de pareja y familiar, este libro se llama “La Sabiduría femenina: En el Jardín de la Paz para mujeres” y aunque no les contaré mayor cosa para que lo lean, se los recomiendo, los hombres pueden leer “En el Jardín de la Paz para Hombres”, los dos son escritos por el Rabino Shalom Arush y en ellos nos da consejos para vivir en alegría y paz con nuestras parejas e hijos mostrándonos el potencial y poder que tenemos en el rol que desempeñamos en nuestra relación, y es que si Adonai nos permitió ser hombre y mujer y juntos ser una sola carne y además “socios de la creación” y por tanto compartir la responsabilidad de ser padres, ¿por qué no hacerlo muy bien?, estamos llamados a esto, máxime cuando Elohim nos creó con una finalidad específica y puso tal interés sobre nosotros.

Amada comunidad Yovel, en tiempos como los que estamos viviendo, en los que la sociedad y la familia están más desintegradas que nunca, estamos llamados a ser diferentes, a luchar para que nuestra relación con nuestro esposo (ó esposa para el caso de los hombres) e hijos se base en la paz, en la armonía y en el amor y eso va a depender directamente de cada uno de nosotros, debemos esforzarnos, no nos otorgará Elohim paz y armonía en nuestros hogares si no existe empeño para conseguirlas, si nos creó hombre y mujer, no fue para que cada uno esté por su lado, sino en pareja.

¡Shavúa Tov, Amada comunidad Yovel!

***